martes, 1 de diciembre de 2009

Muse - The resitance tour (Barcelona)


Increíble, espectacular, alucinante, majestuoso, brutal... estos son una pequeña parte de los adjetivos que se me ocurren para definir el concierto de muse del martes en barcelona, pero empecemos por el principio.

A las 7:30 pasadas aparcamos cerca del palau san jordi, y tras comprar unas birras y ponernos al final de una interminable cola, comentamos si al final tocarían Biffy clyro o no, ya que lo de que Muse harían un concierto espectacular estaba claro.

Sobre las 8 tomamos asiento, no excesivamente lejos del escenario. El concierto empezaba a las 9:30, así que nos esperaba hora y media de nerviosismo. A las 8:15 se apagaron las luces con el pabellón todavía a medias. Sonaron los primeros acordes de "That golden rule", con una gran potencia. Efectivamente Biffy clyro habían llegado a tiempo para mi tranquilidad. Tocaron mitad concierto del último disco y mitad de otros, ante la mirada semipasiva de nuestro sector. Ellos como siempre, dándolo todo sobre el escenario y nada de conversación con el público bastante apagado del pavellón. No mucha gente sabían quienes eran, pero ellos dieron un recital encima del escenario con unos problemas de sonido habituales en los teloneros. El escenario era mas bien pequeñito para el set list que estaban dando, pero esto no les frenó a la hora de moverse por él como pez en el agua.

A las 8:45 pasadas acabó el concierto, justo cuando empezaba el partido del barça a unos pocos kilómetros. Cantando los goles de Pique y Pedro, y comentando el partido con la gente de mi alrededor se hicieron las 9:30.

Empezó a sonar Uprising y se cayó el estadio casi lleno hasta los topes. El sonido era espectacular, de ese que te hace vibrar todo y que no deja que los de atrás te jodan el concierto con sus cánticos desafinados y sus letras 100% inventadas (cosa que me temía). Siguieron con The resistance hasta que tocaron New born y aquello parecía el apocalipsis. 18.000 personas entregadas a ese maravilloso riff que todos conocemos, con unas luces que cuadraban a la perfección con cada una de las notas y con las diferentes intensidades de la canción.

El escenario era una pasada. Cada uno tenía una plataforma que se elevaba hasta unos 5 o 6 metros (con su pantalla correspondiente), y justo encima tenía unos rectángulos con una pantalla en cada uno de sus lados, que permitían ver a Matt Bellamy, Dominic Howard, y a Chris por cada lado, como si fuese una imagen en tres dimensiones, e intercambiando con otras imágenes que cuadraban a la perfección con las canciones.

Qué decir de un grupo al que has visto cuatro veces y que sigue sorprendiéndote. Pues que son unos genios. Además me vinieron a la cabeza varias cosas antes del concierto como: "esta es la última vez que me voy tan lejos a verlos", o "es posible que me decepcionen en este concierto". Pues ni una ni otra. El setlist si que es verdad que para mi gusto no fue del todo acertado. Yo hubiese puesto mínimo alguna canción del showbiz y hubiese tocado citizen erased, Take a bow, Bliss... en detrimento de algunas del último disco. Pero fue un pedazo de acierto intercalar el riff de war within a breath, tocar man with harmonica antes de knights of cydonia, pero sobre todo el bis, empezando con Exogénesis, siguiendo con stockholm syndrome y acabando con knights of cydonia. Una auténtica burrada.

Conclusiones: merece la pena gastarse 40 euros en la entrada, hacer 300 km, dormir en el suelo... para ver ese pedazo de espectáculo.

Así empezaba el bis:

3 comentarios:

Jaco dijo...

jeje, qué envidia me da leerte. Me alegro de que lo pasarais bien! =)

Manu dijo...

pues no te molan muse ni nada... aunque estoy seguro de que molo mucho el concierto. a mi cada vez me cuesta hacer tanto esfuerzo para ver a un grupo

Indio dijo...

Suscribo lo dicho!! Brutalísimo!!!